Este blog nace para contar la historia de los pueblos de la comarca de Torrijos a través de imágenes y microrelatos.

domingo, 14 de septiembre de 2014

CASAR DE ESCALONA. GUERRA CIVIL

Esta imagen no pertenece a El Casar de Escalona, pero ilustra muy bien nuestro relato.
En algún lugar de la geografía española. Biblioteca Nacional


En algún lugar de la geografía española. Biblioteca Nacional.


En algún lugar de la geografía española. Biblioteca Nacional.

Esta imagen no pertenece a El Casar de Escalona, pero ilustra muy bien nuestro relato.

Esta imagen no pertenece a El Casar de Escalona, pero ilustra muy bien nuestro relato.



¿ QUE OCURRIÓ EN EL CASAR DE ESCALONA EL DÍA 15 DE SEPTIEMBRE DE 1936?


      Sucedió que la fuerzas nacionales del general Yagüe, con los temidos "moros" a la cabeza, avanzaban por la carretera de Extremadura, camino de Madrid. Pero en la localidad de El Casar de Escalona se encontraron una fuerte resistencia por parte de Ejército Republicano que contaba con la ayuda del "Batallón Pasionaria".
        El día 15 de septiembre de 1936 se libro una encarnizada batalla que duró desde las 9 hasta las 23 horas. Las tropas republicanas habían instalado una ametralladora en lo más alto de la iglesia que causó muchas bajas en el grupo de fuerzas Regulares Indígenas que atacaron de frente y a campo abierto. Los momentos de terror se sucedieron entre el vecindario y aún permanece en la retina de los más ancianos del lugar.
       A pesar del gran número de muertos, en su mayoría soldados africanos, el pueblo quedó en manos nacionales, de forma provisional. En la retirada republicana existieron escaramuzas, cuerpo a cuerpo y cargas con bayoneta. El Tábor de Regulares llegó con ansias de vengar a sus hermanos de raza y la respuesta contra los milicianos aislados en la iglesia fue inmediata: después de prender fuego a la única escalera de madera por la que se accedía a lo más alto de la torre, comenzó otro intenso tiroteo. La mayoría de los republicanos asediados en el templo optaron por el suicidio arrojándose desde lo más alto, otros siguieron disparando hasta morir acribillados o quemados. Mientras, los atónitos vecinos permanecían escondidos en sus casas. Pero para algunos de estos también habría represalias.
      En efecto, momentos después "los moros" la emprendieron contra el vecindario. Sin distinción de ideología política, comenzaron a llamar a los domicilios de forma indiscriminada. Muchos de los que abrieron la puerta fueron pasados por las armas hasta alcanzar la lista de 11 casareños muertos. Las tropas de ocupación saquearon las viviendas. Los propios oficiales franquistas reconocieron que habían reclutado a mercenarios marroquíes.

   Continuará........
        

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada