Este blog nace para contar la historia de los pueblos de la comarca de Torrijos a través de imágenes y microrelatos.

miércoles, 30 de julio de 2014

SANTA OLALLA. VERANO DE 1936


Esta imagen no es de Santa Olalla, pero nos sirve para ilustrar el microrelato. Centelles, Sevilla 1936.

¿ QUÉ OCURRIÓ EN SANTA OLALLA, DÍAS DESPUÉS DE ESTALLAR LA GUERRA, EN AQUEL VERANO DE 1936 ?



         El alcalde socialista, Lorenzo Navarro, desbordado por la revolución que provocó el golpe militar, perdió el control municipal en favor de un Comité de Guerra liderado por el  médico local, Regino Moreno. El otro líder de la villa, Manuel Arroyo, primer alcalde republicano, llevaba ya desaparecido de la escena política más de un año. Era acosado tanto por la izquierda como por la derecha. El motivo de dicho hostigamiento vino producido por el giro ideológico del señor Arroyo: pasó de gobernar la Corporación con su partido republicano radical socialista, a hacer campaña electoral contra el Frente Popular.
          La primera muerte violenta ocurrió el 25 de julio en la localidad de Talavera. El jefe de Falanage local encañonado por vecinos de Santa Olalla que se desplazaron hasta la ciudad de la cerámica para tal fin. Igual suerte correrían el cura párroco, el Juez de Paz, el farmacéutico y el auxiliar del Ayuntamiento, ambos con sus respectivos hijos menores de edad.
               Pero, sin duda, el asesinato que causó mayor terror, porque se produjo a plena luz del día,  fue el perpetrado contra la persona del panadero, Juan Sánchez. El autor del mismo, su convecino Eugenio Collado, armado con una escopeta, y sin mediar palabra, le disparó a quemarropa en una era próxima a las casas del pueblo. El culpable, al finalizar la guerra, intento escapar por el puerto de Alicante, pero sin éxito. Por ello, se escondió en la serranía de Córdoba y pasó a liderar una partida de "maquis" bajo el nombre de Capitán Corruco. Pero el día 11 de marzo de 1942 fue abatido a tiros por la Guardia Civil, tras sufrir una emboscada en la montaña motivada por el chivatazo de un pastor, que meses después de su delación apareció ahorcado en extrañas circunstancias. Sin duda, la venganza de los compañeros de guerrilla del Corruco de Santa Olalla estamparon su firma en dicha muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada