Este blog nace para contar la historia de los pueblos de la comarca de Torrijos a través de imágenes y microrelatos.

lunes, 16 de diciembre de 2013

ESCALONILLA. DIVISIÓN AZUL.





Las fotografías han sido cedidas por el investigador huecano Roberto Félix García, quien nos ha invitado a escribir estas lineas, y sus originales se encuentran en el fondo del Rvdo Juan Antonio Cid de las Eras.



La historia del escalonillero Ángel Salamanca en la División Azul (1915-2005)


       Ángel Salamanca tuvo que esperar hasta 1998 para que le fuera impuesta la Medalla Militar invidivual en un solemne acto celebrado en la sede del Cuartel General del Ejército de la Plaza de Cibeles de Madrid; aunque dicha condecoración ya fuera concedida por su propio capitán en el campo de batalla en 1943.
Tras acabar la Guerra Civil Española, en la que participó activamente de forma voluntaria, dado que sólo tenia 17 años cuando comenzó, corrió a alistarse en la División Azul en mayo de 1942 para ayudar a Hitler.
Intervino el escalonillero en las batallas de Leningrado y Krasny Bor donde fue hecho prisionero por los rusos, comenzando así sus 11 años y 18 días de cautiverio en cárceles soviéticas en la que participó en el mantenimiento de la moral de sus compañeros.
         El momento de mayor tensión lo vivió en el año 1951. En esta fecha Salamanca y otros españoles organizaron una huelga de hambre porque eran los únicos presos que no tenían permitido mantener correspondencia con sus familiares.
          Por fin, en abril de 1954 sale de la URSS embarcando en el Semiramis, del puerto de Odessa. La llegada a Barcelona y después a su pueblo natal fue espectacular, como demuestran las imágenes del recibimiento en Escalonilla.


El teniente Salamanca recibiendo la Medalla Militar en 1998.

Recreación de la batalla de Leningrado a través del pintor Ferrer-Dalmau.
Sinopsis: 

      El 22 de junio de 1941, nada más conocerse la noticia de que el ejército alemán había iniciado la invasión de la Unión Soviética, miles de españoles se echaron a la calle pidiendo la entrada de España en la guerra. Pero Franco, que dudaba sobre si entrar o no en la contienda para apoyar a Hitler, decidió ganar tiempo enviando a una división de 18.000 hombres que combatirían en el frente del Este. A las pocas horas se habían presentado miles de voluntarios, entre ellos Ángel Salamanca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada