Este blog nace para contar la historia de los pueblos de la comarca de Torrijos a través de imágenes y microrelatos.

viernes, 10 de enero de 2014

MAQUEDA EN EL AÑO 1922.

Fotografía publicada en la Revista de Arte, Toledo. Año VII, nº 187, septiembre 1922. Archivo Rodríguez



MAQUEDA EN EL AÑO 1922.-


        Ya en una publicación de la Revista de Arte del año 1922 se decía: " Maqueda no es hoy más que un montón de ruinas. Sus antiguos y extensos solares de casas hidalgas, de conventos e iglesias, se han convertido en campo de cultivo. Sus cuatro parroquias se refundieron en una sola, en la de Santa María de los Alcázares, emplazada sobre las murallas, rodeada de arcos de herradura y ojiva equilátera, y de muros desmoronados. No ha quedado en pie más que la Torre de la Vela y el noble rollo, timbre de pasada grandeza, coronado por cuatro leones, el escudo de los Cárdenas y rematado por una artística cruz de hierro( por cierto torcida)". Y terminaba recordando como Maqueda perteneció al maestrazgo de Diego de Padilla hasta que los Reyes Católicos se la dieron con el título de Duque a don Diego de Cárdenas, en recompensa a los grandes servicios de su padre don Gutierre.



Puerta del Castillo, también publicada en dicha revista. Archivo Rodríguez.


Restos del recinto fortificado en 1922. Archivo Rodríguez.



Copias de la publicación que estamos comentando.






MAQUEDA EN EL AÑO 1878.


        En la página 98 de la Revista Arquitectura, decía textualmente: " Y de las iglesias de estilo mudejar de Maqueda, ¿ qué nos queda? Y de tantos restos romanos y árabes como atesoraba el pueblo ¿qué se ha hecho? Todo ha desaparecido, se ha roto, mutilado ó dustruido, y ya que de este pueblo tratamos, permítaseme una disgresión. Conserva dos momumentos de distintas épocas, uno de los cuales manifiesta la inmensa importancia que en tiempo de la denominacion romana tenía, pues se encuentran en la población y fuera de ella restos de una vía romana que, partiendo de Toledo debía conducir a Ávila o Salamanca, y próxima a ella existe un pedestal de mármol con su zócalo y cornisa, teniendo en uan de sus caras grabada una inscripción funeraria, copiada por varios escritores de España, y últimanente reproducida por el alemán Hübner, en su Corpus unscriptiorum latinarum.
    



Página 98 de la Revista Arquitectura del año 1878.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada